Laura Galindo

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Philosophy and Science

In Uncategorized on 10 octubre, 2011 at 3:15 PM

Philosophy is not opposed to science, it behaves itself as if it were a science, and to a certain extent it makes use of the same methods; but it parts company with science, in that it clings to the illusion that it can produce a complete and coherent picture of the universe. Its methodological error lies in the fact that it over-estimates the epistemological value of our logical operations… But philosophy has no immediate influence on the great majority of mankind; it interests only a small number even of the thin upper stratum of intellectuals, while all the rest find it beyond them. (New Introductory Lectures on Psycho-analysis, Lecture xxxv)

 

http://opinionator.blogs.nytimes.com/2011/10/09/freud-as-philosopher/?hp

Anuncios

Que estamos haciendo los ciudadanos

In Colombia, Uncategorized on 24 julio, 2011 at 10:19 AM

“Pienso que un escritor innato, no se sienta a pensar que escribir… Simplemente escribe, y deja que una avalancha de palabras sigan su curso a través del papel.”

Acabando de leer la columna de Alejandro Gaviria, como buena costumbre matutina los domingos, me quede reflexionando sobre lo que escribió para el dia de hoy, y ea que en verdad tiene razón, cantidad no siempre significa calidad, y los que se vanaglorian de haber logrado una cantidad abismal de leyes, no van mas allá de pensar de que cambiaron la historia del pais, o por lo menos eso es en lo que ellos creen, en fin… El punto es que muy posiblemente la conclusión a la que llega mi decano no resulta del todo ajena a la realidad, en especial cuando afirma.. “la judicialización de la política es otro síntoma del debilitamiento del Congreso.” y eso a razón de que el protagonismo del congreso se ve opacado precisamente por que otros están ocupando su lugar a la hora de hablar mucho mas seriamente temas gruesos… Y no solo como por dar el ejemplo del tema de la salud, sino también del matrimonio igualitario (el cual pienso que este nombre fue una buena estrategia por la cual hacerle campaña y buscar que la corte constitucional “lo apruebe” a cambio del “matrimonio de parejas homosexuales” donde hasta el sonido ea distinto). En resumen, se trata de como se ha cambiado o mejor… Como se ha mantenido por debajo… Y en especial por debajo de la llamada Unidad Nacional ese ideal de que nuestro congreso no solo cumple sino que realiza buenas y necesarias leyes, pues más bien resulta es como otro lugar de toma decisiones de nuestro gobierno, y es que pensemos por un momento, que tan buena sale una ley… Cuando es poco consensuada y queda a merced de una mayoría aplastante que si o si… La hará pasar..

Bueno, y si efectivamente sale una ley, que hasta viene Banki a felicitar a Colombia por ser pionera en reconocimiento y compensación a las víctimas.. De que sirve si no estamos en un estado del todo honesto, libre de corrupción y ademas no estamos en un estado libre de violencia y amenazas, chantajes….etc.. No se trata de criticar algo que en principio suena como un paso adelante que dado el estado a favor de las víctimas, se trata es de mirar como nuestra mente simplista y nuestro espíritu colombiano que se complace con poco ve este tipo de leyes como si fueran de entrada la cura a un problema demasiado complejo. Estas leyes no son y no serán las que cierren problemas de fondo, ok… Si son un inicio pero NO SON SUFICIENTES… Entonces cabe pensar que mas nos hace falta, ya eta claro que al congreso le hace falta pensar mas en consecuencias que en causas… Pero que nos falta a nosotros los colombianos de a pie… Que aporte o que debemos hacer para poder hacer … Mas allá de apoyar el sancionar de una ley…. Y ver por televisión hablar al presidente.. O escuchar las propagandas de “prosperidad democrática”…que podemos hacer los ciudadanos; esta comprobado que sentarse a criticar al gobierno no aporta, es mas.. Lo único que hace es cada día deslegitimar un poder al que así queramos a no, es lo único que tenemos…y que nos aleja de una anarquía. Entonces la pregunta está, ante este estado de cosas, cómo cambiar de hacer una critica externa (como si nos estuvieran pidiendo una consulta externa del estado de Colombia) se convierta en una acción.. En un aporte a nuestra sociedad, a ayudar a desenmascar eso que criticamos que percibimos que esta mal, a apoyar acciones positivas y benéficas para la comunidad.. En pocas palabras, como desde ser ciudadanos de a pie que escuchan noticias y ajenos a esos hechos narrados allí, en verdad nos trasformamos en agentes de cambio.

The key to success

In Uncategorized on 3 enero, 2011 at 2:17 PM

It’s incredible what the simple habit of sleep enough every single day can bring to our lifes.

And I absolutely support this idea.

That’s why I am sharing with you this great 5 min conference held in Washington last month.

Interrogantes eternos

In Uncategorized on 23 diciembre, 2010 at 7:56 PM

Es verdad, es evidente que es mi naturaleza, así soy, así crecí, y sé que no dejara de ser así, es mi naturaleza ser una persona con constantes preguntas, con infinitos interrogantes, no creo que sea un defecto, tampoco creo que sea una cualidad; lo cierto es que es la realidad.

Hace unos minutos leí mi horóscopo en un periódico (no es que crea en estas cosas, solo que mi talón de Aquiles es la curiosidad)

Géminis
21 de mayo al 21 de junio
Ve el futuro en blanco con muchos signos de interrogación en busca de respuestas. Quiere tener todo programado, de manera que levantarse cada mañana sea tan fácil como seguir un libreto escrito. De acuerdo con el As de oros del Tarot, su único arcano, lo sorprendente son esos signos de interrogación en fila que lo esperan más allá del tiempo y la forma como los resolverá por el camino, a la cuenta de tres. Una vela blanca durante los siete días de la semana.

Cabe aclarar que los horóscopos rara vez relatan o predicen algo en verdad.

Sin embargo, me causo curiosidad que esta vez coincidiera en cierta forma con mi naturaleza.

No recuerdo quien decía esto, pero era algo así como : no espero resolver todos los interrogantes, solo espero que cada vez hallan mas y mas de manera infinita. Y definitivamente coincido con esto, casi tanto como para interiorizarlo como una filosofía de vida, imaginen por un momento que pasaría donde los interrogantes llegaran a un limite, simplemente entonces el conocimiento seria limitado, y en verdad no se si el conocimiento es limitado, pero personalmente solo deseo que no sea así pues para mi, siendo el conocimento una de las razón por las cuales considero que hace no solo feliz sino interesante la vida, entonces no abría razón alguna para que la vida tuviera sentido, pues no seria interesante, y no lo digo como algo que pensaría quizás, sino como una afirmación, y al no tornarse interesante…. La verdad no quiero ni imaginarlo…. Es ridículo pensarlo, el punto es que no solo para que el mundo y la realidad que percibo sea interesante cada dia mas, interrogo constantemente, no lo planeo pero solo espero que ese interés nunca cese.

Pues solo al cuestionarme y al cuestionar encuentro explicaciones, pero entonces todo se tormma relativo, y surgen nuevas preguntas…

Guerra sucia, eso fue la dictadura militar en la argentina…

In Uncategorized on 22 diciembre, 2010 at 7:22 PM

La siguiente entrada, fue una carta que lei de un amigo
originario de la argentina, que con su sutil prosa nos relata otro
lado de la historia.

Carta abierta al pueblo
argentino

Hoy, veintidós de diciembre de
2010, a tan solo tres días de navidad, se condeno, una vez mas, a
los participes de la represión ilegal y el terrorismo de estado
durante la ultima dictadura militar. Un regalo hermoso para las
miles de familias que sufrieron la pérdida de sus seres amados, y
de los que sobrevivieron pero con graves secuelas físicas y
mentales. El reclamo de justicia por la violación de los Derechos
humanos se cumple, por lo menos una parte. Como todos bien sabrán,
la última dictadura militar dejo varios muertos y desaparecidos,
pero no todos fueron subversivos. Cabe resaltar, primeramente, que
la famosa represión contra la subversión no fue iniciada por la
cúpula militar de 1976, sino que tiene su nacimiento en otra
personalidad militar y que fue electa por obra y gracia del pueblo:
Juan Domingo Perón. Los primeros
centros de tortura clandestinos, en Tucumán, fueron obra de un
gobierno constitucional. Hasta ahora, no parecería que esta
epístola fuese a decir nada que no se sepa. Pero, como se dijo al
comienzo, la justicia solo se esta cumpliendo de un lado. ¿Saben
cuantas familias fueron destrozadas, mutiladas, por la guerrilla
Montoneros, el ERP, etcétera? Siendo hijo de policía, el autor de
esta epístola, conoce ambas versiones de la historia. Los bajos
rangos de la fuerza nunca supieron nada, hasta no ser convocados a
Campo de Mayo o a algún centro de
represión o hasta terminar la dictadura, y fueron el principal
objetivo de la guerrilla. Hijos y esposos murieron solo por llevar
un uniforme y querer defender a sus seres amados y a miles de
personas que ni siquiera conocían. Miles de hijos y esposos
murieron, y miles de familias quedaron mutiladas. Por ejemplo, el 2
de julio de 1976 a las 13.20 hs., un bomba en el comedor de la
Policía Federal colocada por terroristas provocó 24 muertos y 66
heridos. Un conocido de mi familia quedo literalmente estampado
contra una pared y debió ser despegado de esta. ¿Acaso el no era un
humano? ¿Donde esta su justicia? ¿Dónde están sus
Derechos Humanos? Este gobierno, me
refiero al de la señora presidente Cristina
Fernández
, se hace llamar el defensor de los
derechos humanos, pero aun le falta mucho para poder llamarse así.
Falta condenar a todos los montoneros e integrantes del ERP y
diversas fuerzas guerrilleras. ¿O acaso esa justicia jamás vera la
luz, y será enterrada por conveniencia? Hermanos
argentinos, no nos guiemos mas por banderas políticas, tengamos voz
propia, pidamos justicia pero para todos, no solo para la
guerrilla, que fue un rival tan injusto como la guerra.

¿A que me refiero? Un rival que era fuerza militar a la hora de
atacar y que fueran personas comunes a la hora de recibir la
respuesta. Tienen razón, fue una guerra “sucia”. Sucia porque el
Estado se veía cercado por un enemigo que no podía atacar de una
manera publica ya que eso significaría el repudio de toda la
sociedad. Sucia por como reacciono este gobierno también para
contrarrestar el embate guerrillero. Sucia por como se tomo
justicia solo para un bando años después. Sucia por el simple hecho
de existir. Para finalizar me gustaría dirigirme a todas las madres
y abuelas de plaza de mayo, aunque no lean esta carta, quiero solo
decir esto, a la señora presidente y a todos los funcionarios,
además del pueblo argentino que no conozco. Cuando pidan
justicia, piensen que hicieron sus
hijos, nietos, compañeros, compatriotas y piensen si la justicia y
la reivindicación de los Derechos Humanos, esta bien
impartida.
Muchas Gracias por su atención:
Eduardo Daniel Hernández

La razón

In Uncategorized on 14 diciembre, 2010 at 9:09 PM

No encuentro Logica alguna en profesar de que alguien tenga la razón absoluta de algo en concreto… O en abstracto…

Si hay cambios en la historia, de paradigmas, de teorías, de todo en general, significa entonces que así como la realidad es cambiante.. Porque habría de ser que la razón no cambie también?.. O acaso es estática e inmutable? Si la respuesta a estos interrogantes es negativa, entonces usted me esta dando la razón… Pero el punto es que yo no la tengo, así que lo que debería hace un lector prudente seria llegar a sus propias conjeturas, reelaborar sus propios interrogantes, sus propios enigmas, quizás pueda que algún dia los entienda o los logre interiorizar, quizás no… Y si lo logra? Y si no? Quien lo juzgaría acaso?

Tener la razón o no… Das ist hier die Frage!

Algo para notificar

In Uncategorized on 27 noviembre, 2010 at 7:04 PM

La verdad siempre hay que decir algo, o pues si no hay que decirlo por lo menos se piensa. En el mundo ocurren cosas, unos piensan, otros se sientan, unos ríen, otros se acuestan, la vida pasa y personalmente creo que si hay una conexión entre las personas de no más de 6 enlaces virtuales que nos ponen en contacto con Obama, o con el Dalai Lama, este semestre se acaba, los libros se cierran, empiezan las cosas a no tener un sentido técnico, todo se vuelve más simple, más vago, pero menos lógico.

Es por la mañana, o ya es de noche, no importa, a veces la soledad, una simple canción o un recuerdo en el que jamás dije adiós, son la compañía de una intención de querer manifestar todo lo que se quiere expresar pero las palabras no siempre alcanzan para poder siquiera delinear lo que se quiere mostrar.

Borro frases, que intento escribir, el día ya paso, pero hasta ahora encuentro la puerta de ese depósito de palabras que había dejado reservado para luego, venir… golpear… y dudar si entregar ese universo de ideas que estallan o quizás se convierten en hoyos negros, pero sé que la energía no desaparece, quizás nada tiene sentido, así mismo son mis pensamientos, fluyen, caminan se desesperan, se calman, pero están bien, quizás cuando las cosas cobran sentido ya no son interesantes, en eso creo.

Tocan la puerta, no quiero salir a ver quien es, acaso me quieren devolver a la realidad.. ¿Pero qué realidad?, que otra realidad en la cual lo que no se puede comprobar simplemente carece de valor.

Eso fue por ahora, luego volveré a esta laguna de incógnitas, a este universo de elementos ilógicos, donde lo imposible o lo irracional es existente. Suena loco, pero allí es normal.

No es un lugar, es un espacio, donde los seres humanos en algun momento nos encontramos, sólo que cada quien parece que va solo, luego lo niega, o jamás lo menciona.

A los mineros en Chile

In Uncategorized on 5 septiembre, 2010 at 8:47 PM

Estudio de la revista Science sobre la gran mancha dejada por la explosión de la plataforma de Deepwater Horizon

In Uncategorized on 20 agosto, 2010 at 9:10 PM

Derrame: ¿dónde quedó el petróleo en el Golfo de México?*

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Se acuerdan de la gran catástrofe ambiental de este año? Bueno, pues desde ese negro 20 abril de este año,  la gran explosión de la plataforma petrolera “Deepwater Horizon”, quedará en la memoría de todos como el más grande derrame de petróleo en historia.  Precisamente, a raíz de este nefasto suceso, salió a la luz un estudio reciente publicado en la revista Science, donde se confirmó la presencia de residuos químicos tóxicos a un kilómetro bajo la superficie del mar; allí se muestra y además se confirma una estela de sustancias químicas derivadas del petróleo de 200 metros de alto, dos kilómetros de ancho y 35 kilómetros de largo a pesar de que esta cantidad es relativamente pequeña, posiblemente menos del 0,1% del total de petróleo derramado. Según lo que entendí, hay unos microorganismos que son capaces de descomponer estas manchas de crudo, usando el oxígeno presente en el mar, lo cual me parece muy interesante, pues es una gran ayuda frente a la ineficacia de todo lo que hasta el momento se ha hecho para contrarrestar la situación. Claro que Martin Preston, un inglés, experto en contaminación dice que esto que podría ser la solución, así mismo traería problemas, pues si se llega a escasear rápidamente el oxígeno, producto de la utilización por parte de esos microorganismos descomponedores, habría el temor de que esta zona se quede sin oxígeno creando así lo que se conoce como “zona muertas”. Pero la realidad es que los componentes del crudo no se están degradando rápidamente y es probable que permanezcan en el agua sin disolverse por mucho más tiempo. Finalmente, Benjamin Van Mooy, otro de los investigadores del equipo, afirmó que si los microbios que están cerca del pozo no están consumiendo rápidamente la mancha, “es posible que el crudo sea transportado por el agua a distancias considerables del pozo antes de ser degradado”. Este importante estudio, es muestra de como la enferma dependencia de Estados Unidos por el crudo, da cabida a que se puedan presentar esta clase de desastres, pues es evidente de que no se estimaron los riesgos y ahora todo el mundo y las futuras generaciones, serán víctimas de estos grandes errores.

Agosto 20, 2010.  Encontrado en : BBC Mundo. Link: http://www.bbc.co.uk/mundo/lg/internacional/2010/08/100820_derrame_golfo_lp.shtml

“Esencia y misión del maestro” – por Julio Cortázar

In Uncategorized on 31 julio, 2010 at 5:59 PM

El presente artículo fue publicado el 20 de octubre de 1939, en la Revista Argentina, y firmado por Julio Florencio Cortázar, profesor, graduado en letras en la Escuela Normal de Profesores Mariano Acosta de Buenos Aires, Argentina.

Comentario previo de Gabriel Blasberg:
Me emocioné mucho cuando leí este artículo. Es conmovedora la sabiduría de las ideas que expresa este jovencísimo y genial Julio Córtazar (apenas 25 años), y también cómo las expresa: su claridad y belleza como pequeña obra literaria.
Desde ya que -siendo yo también maestro- concuerdo con todo lo que dice. Y aunque Cortázar escribió esto dirigiéndose a Maestros de Escuela, yo pienso que todo lo que él propone SE APLICA TAMBIÉN A MAESTROS DE MÚSICA. Léanlo y después díganme si piensan lo mismo que yo.
¡Que disfruten con la lectura de esta maravilla!

“Esencia y misión del maestro” – por Julio Cortázar

Escribo para quienes van a ser maestros en un futuro que ya casi es presente. Para quienes van a encontrarse repentinamente aislados de una vida que no tenía otros problemas que los inherentes a la condición de estudiante; y que, por lo tanto, era esencialmente distinta de la vida propia del hombre maduro. Se me ocurre que resulta necesario, en la Argentina, enfrentar al maestro con algunos aspectos de la realidad que sus cuatro años de Escuela Normal no siempre le han permitido conocer, por razones que acaso se desprendan de lo que sigue. Y que la lectura de estas líneas –que no tiene la menor intención de consejo- podrá tal vez mostrarles uno o varios ángulos insospechados de su misión a cumplir y de su conducta a mantener.

Ser maestro significa estar en posesión de los medios conducentes a la transmisión de una civilización y una cultura; significa construir, en el espíritu y la inteligencia del niño, el panorama cultural necesario para capacitar su ser en el nivel social contemporáneo y, a la vez, estimular todo lo que en el alma infantil haya de bello, de bueno, de aspiración a la total realización. Doble tarea, pues: la de instruir, educar, y la de dar alas a los anhelos que existen, embrionarios, en toda conciencia naciente. El maestro tiende hasta la inteligencia, hacia el espíritu y finalmente, hacia la esencia moral que reposa en el ser humano. Enseña aquello que es exterior al niño; pero debe cumplir asimismo el hondo viaje hacia el interior de ese espíritu y regresar de él trayendo, para maravilla de los ojos de su educando, la noción de bondad y la noción de belleza: ética y estética, elementos esenciales de la condición humana.

Nada de esto es fácil. Lo hipócrita debe ser desterrado, y he aquí el primer duro combate; porque los elementos negativos forman también parte de nuestro ser. Enseñar el bien, supone la previa noción del mal, permitir que el niño intuya la belleza no excluye la necesidad de hacerle saber lo no bello. Es entonces que la capacidad del que enseña –yo diría mejor: del que construye descubriendo- se pone a prueba. Es entonces que un número desoladoramente grande de maestros fracasa. Fracasa calladamente, sin que el mecanismo de nuestra enseñanza primaria se entere de su derrota; fracasa sin saberlo él mismo, porque no había tenido jamás el concepto de su misión. Fracasa tornándose rutinario, abandonándose a lo cotidiano, enseñando lo que los programas exigen y nada más, rindiendo rigurosa cuenta de la conducta y disciplina de sus alumnos. Fracasa convirtiéndose en lo que se suele denominar «un maestro correcto». Un mecanismo de relojería, limpio y brillante, pero sometido a la servil condición de toda máquina.

Algún maestro así habremos tenido todos nosotros. Pero ojalá que quienes leen estas líneas hayan encontrado también, alguna vez, un verdadero maestro. Un maestro que sentía su misión; que la vivía. Un maestro como deberían ser todos los maestros en la Argentina.

Lo pasado es pasado. Yo escribo para quienes van a ser educadores. Y la pregunta surge, entonces, imperativa: ¿Por qué fracasa un número tan elevado de maestros? De la respuesta, aquilatada en su justo valor por la nueva generación, puede depender el destino de las infancias futuras, que es como decir el destino del ser humano en cuanto sociedad y en cuanto tendencia al progreso.

¿Puede contestarse la pregunta? ¿Es que acaso tiene respuesta?

Yo poseo mi respuesta, relativa y acaso errada. Que juzgue quien me lee. Yo encuentro que el fracaso de tantos maestros argentinos obedece a la carencia de una verdadera cultura, de una cultura que no se apoye en el mero acopio de elementos intelectuales, sino que afiance sus raíces en el recto conocimiento de la esencia humana, de aquellos valores del espíritu que nos elevan por sobre lo animal. El vocablo «cultura» ha sufrido como tantos otros, un largo malentendido. Culto era quien había cumplido una carrera, el que había leído mucho; culto era el hombre que sabía idiomas y citaba a Tácito; culto era el profesor que desarrollaba el programa con abundante bibliografía auxiliar. Ser culto era –y es, para muchos- llevar en suma un prolijo archivo y recordar muchos nombres…

Pero la cultura es eso y mucho más. El hombre –tendencias filosóficas actuales, novísimas, lo afirman a través del genio de Martín Heidegger- no es solamente un intelecto. El hombre es inteligencia, pero también sentimiento, y anhelo metafísico, y sentido religioso. El hombre es un compuesto; de la armonía de sus posibilidades surge la perfección. Por eso, ser culto significa atender al mismo tiempo a todos los valores y no meramente a los intelectuales. Ser culto es saber el sánscrito, si se quiere, pero también maravillarse ante un crepúsculo; ser culto es llenar fichas acerca de una disciplina que se cultiva con preferencia, pero también emocionarse con una música o un cuadro, o descubrir el íntimo secreto de un verso o de un niño. Y aún no he logrado precisar qué debe entenderse por cultura; los ejemplos resultan inútiles. Quizá se comprendiera mejor mi pensamiento decantado en este concepto de la cultura: la actitud integralmente humana, sin mutilaciones, que resulta de un largo estudio y de una amplia visión de la realidad.

Así tiene que ser el maestro.

Y ahora, esta pregunta dirigida a la conciencia moral de los que se hallan comprendidos en ella: ¿Bastaron cuatro años de Escuela Normal para hacer del maestro un hombre culto?

No; ello es evidente. Esos cuatro años han servido para integrar parte de lo que yo denominé más arriba «largo estudio»; han servido para enfrentar la inteligencia con los grandes problemas que la humanidad se ha planteado y ha buscado solucionar con su esfuerzo: el problema histórico, el científico, el literario, el pedagógico. Nada más, a pesar de la buena voluntad que hayan podido demostrar profesores y alumnos; a pesar del doble esfuerzo en procura de un debido nivel cultural.

La Escuela Normal no basta para hacer al maestro. Y quien, luego de plegar con gesto orgulloso su diploma, se disponga a cumplir su tarea sin otro esfuerzo, ése es desde ya un maestro condenado al fracaso. Parecerá cruel y acaso falso; pero un hondo buceo en la conciencia de cada uno probará que es harto cierto. La Escuela Normal da elementos, variados y generosos, crea la noción del deber, de la misión; descubre los horizontes. Pero con los horizontes hay que hacer algo más que mirarlos desde lejos: hay que caminar hacia ellos y conquistarlos.

El maestro debe llegar a la cultura mediante un largo estudio. Estudio de lo exterior, y estudio de sí mismo. Aristóteles y Sócrates: he ahí las dos actitudes. Uno, la visión de la realidad a través de sus múltiples ángulos; el otro, la visión de la realidad a través del cultivo de la propia personalidad. Y, esto hay que creerlo, ambas cosas no se logran por separado. Nadie se conoce a sí mismo sin haber bebido la ciencia ajena en inacabables horas de lecturas y de estudio; y nadie conoce el alma de los semejantes sin asistir primero al deslumbramiento de descubrirse a sí mismo. La cultura resulta así una actitud que nace imperceptiblemente; nadie puede despertarse mañana y decir: «Sé muchas cosas y nada más». La mejor prueba de cultura suele darla aquél que habla muy poco de sí mismo; porque la cultura no es una cosa, sino que es una visión; se es culto cuando el mundo se nos ofrece con la máxima amplitud; cuando los problemas menudos dejan de tener consistencia; cuando se descubre que lo cotidiano es lo falso, y que sólo lo más puro, lo más bello, lo más bueno, reside la esencia que el hombre busca. Cuando se comprende lo que verdaderamente quiere decir Dios.

Al salir de la Escuela Normal, puede afirmarse que el estudio recién comienza. Queda lo más difícil, porque entonces se está solo, librado a la propia conducta. En el debilitamiento de los resortes morales, en el olvido de lo que de sagrado tiene es ser maestro, hay que buscar la razón de tantos fracasos. Pero en la voluntad que no reconoce términos, que no sabe de plazos fijos para el estudio, está la razón de muchos triunfos. En la Argentina ha habido y hay maestros: debería preguntárseles a ellos si les bastaron los cuatro años oficiales para adquirir la cultura que poseen. «El genio –dijo Buffon- es una larga paciencia». Nosotros no requerimos maestros geniales; sería absurdo. Pero todo saber supone una larga paciencia. Alguien afirmó, sencillamente, que nada se conquista sin sacrificio. Y una misión como la del educador exige el mayor sacrificio que puede hacerse por ella. De lo contrario, se permanece en el nivel del «maestro correcto». Aquéllos que hayan estudiado el magisterio y se hayan recibido sin meditar a ciencia cierta qué pretendían o qué esperaban más allá del puesto y la retribución monetaria, ésos son ya fracasados y nada podrá salvarlos sino un gran arrepentimiento . Pero yo he escrito estas líneas para los que han descubierto su tarea y su deber. Para los que abandonan la Escuela Normal con la determinación de cumplir su misión. A ellos he querido mostrarles todo lo que les espera, y se me ocurre que tanto sacrificio ha de alegrarnos. Porque en el fondo de todo verdadero maestro existe un santo, y los santos son aquellos hombres que van dejando todo lo perecedero a lo largo del camino, y mantienen la mirada fija en un horizonte que conquistar con el trabajo, con el sacrificio o con la muerte.

========================================================
Artículo publicado el 20 de octubre de 1939, en la Revista Argentina, y firmado por Julio Florencio Cortázar, profesor, graduado en letras en la Escuela Normal de Profesores Mariano Acosta de Buenos Aires.
========================================================
Texto extraído del libro: “Papeles inesperados”